Faraón era el líder de una nación, y su rebelión contra Dios tuvo consecuencias de largo alcance para muchas personas. Pero el pecado sigue destruyendo hoy, ya sea a gran escala o a una escala menor. En este mensaje, el Dr. Stanley ahonda en la desobediencia del líder egipcio, y comenta la importancia de identificar nuestra debilidad y buscar el arrepentimiento genuino, como individuos y como nación.

source